Puntí, el eterno orfebre ‘Soy de otra pasta’

26 abril, 2013

paisajes eléctricos magazine

Imatge

 

El simple hecho de crear, es ya un acto de humanidad más allá de la cordura que edifica el ser urbanita.Puntí (llámenlo Adrià o Josep, pero siempre con cariño), se asoma a la puerta de la luz, esa luz que se cuela entre las rendijas de un portón de chapa encortinado, esa que lo mismo provoca calor como provoca aires artísticos de letra y tinta. Incompletament (2013) es un encuentro entre lo sabido y lo desconocido que, sin más ambages, Puntí elabora con suma artesanía. 

La muerte de Adrià era una muerte anunciada, pero Josep no ha prevalecido mucho, pero al final firmas “Incompletament” como Puntí.
Creo que el título ya lo dice todo. “Incompletament” es que no se ha muerto ni Josep ni Adrià, sino que prevalece el Puntí. 

¿Qué hay entre Adrià y Josep? ¿Uno es el monstruo y el otro la persona artística?
No, para nada. Uno “es” y el otro también “es”. Simplemente es un punto referencial mío que ha ido perfeccionándose con la práctica. 

¿Y qué prefieres que te llamen?
Me da igual. Mientras sea con cariño… 

Te fuiste de bolos con Los Desobedientes y los directos recibieron buenas críticas. Pero ha pasado tiempo sin subirte a los escenarios. ¿Lo echabas de menos?
Yo echo en falta tocar con Los Desobedientes. Me encanta tocar con banda. Y creo que hicimos buenos ensayos, buenos directos… y creo que haremos más porque, de hecho, no es un grupo cerrado. 

¿Y echabas de menos el hecho de volver a cantar para la gente?
Constantemente. Echo de menos cantar para gente con ganas de oírme. 

¿Le das importancia a la gente?
Totalmente. 

¿Cuánto han tenido que ver Los Desobedientes en “Incompletament”?
No creo que Los Desobedientes hayan tenido mucho que ver en el disco. 

Entonces hablemos de tu familia.
Eso sí que tiene que ver mucho, y muy mucho, en “Incompletament”. 

La portada de “Incompletament” tiene una escultura con las siglas N.P. ¿Tu padre?
“Ni Puta idea”, podría decir (risas). Es Narcís Puntí, el meu pare. 

De todas formas, en la sociedad en la que vivimos, parece que el músico esté obligado a sacar cada año un trabajo de estudio. ¿Eres de los que prefiere tocar en directo constantemente o tener esquematizado un plan de trabajo con un disco cada uno o dos años?
En el fondo, todo llega a ser igual. Son distintas elipsis. Es un ciclo elíptico para mí. Y depende del grado en el que estés de la elipsis, todo va más rápido o más lento. Al menos, en mi método; me levanto, intento reírme, me ducho, me afeito… o no, y empiezo la jornada. Uno tiende a ser metódico, pero dependiendo de la elipsis y del grado en el que estés, el metodismo es más rápido o es más lento. 

¿Puede ser –bajo tu punto de vista- que las discográficas ahoguen la inspiración y el lado creativo del músico?
Bueno, a veces lo puedes entender así y otras veces no. A veces crees que obvian eso, que no lo tienen en cuenta. Y a veces llega a ser tal el grado de obsesión que no puede ser tan cierto lo que piensas, que incluso te ves como si te estuvieran exprimiendo como un limón. 

Y si esto hay que tomárselo con calma para que las cosas salgan bien, ¿“Incompletament” sería el cúmulo de calmas creativas?
Hombre, ha sido un gran alivio para mí en estos dos últimos meses, aunque “Incompletament” llevaba pariéndose desde hace una década. 

¿La filosofía de trabajo que adoptas en tu día a día es determinante en el resultado de la creación?
Sí. 

Como dice Quimi Portet: “hay que aprovechar los momentos guapos e inspirados cuando están en este proceso”. Como artista (en todos los sentidos) que eres, ¿aprovechas ciertos momentos de locura para crear algo que te haga volar?
Yo los aprovecho todos. Soy de otra pasta. En eso entiendo el entusiasmo de Quimi. Lo encuentro divertido y, en cierta parte, con un grado de razón importante. Pero soy muy rácano. Incluso estrujo a las ratas (risas). 

Que por cierto, me consta que estuviste ensayando con Antonio Fidel y con Juan Carlos García (ex- El Último de la Fila) en Salt.
Bueno, eso no sé si se puede decir porque claro, yo no tengo responsabilidades conyugales, a diferencia de los otros (risas). 

Aunque el disco ha tardado también en salir. Al final lo produce Quimi Portet, pero también iba a ser Bunbury el que se ocuparía de tal labor. Pero de eso hace… muchos años.
Creo que, al igual que la industria del cine ha cambiado, la manera de concebir un CD o un disco o vete a saber cómo se llama, también ha cambiado. Por lo tanto, como hay estos nombres, también podía decir que hay otros. 

¿Qué has estado haciendo durante todo este tiempo –aparte de tocar en directo- desde que saliera a la luz “María”?
He estado trabajando. Si no, no estaría aquí. 

Siguiendo la línea de tus discos anteriores; he notado que poco a poco ibas cayendo en el sonido más austero. ¿Buscabas desnudar las canciones para mostrarlas tal y como son? ¿Al final lo que queda de una canción es su estructura y texto original?
Una canción vale por sí misma y no tiene por qué ir vestida. Pero a veces, vestirla, da también otro paso y otra manera de entenderla. Son distintos métodos de entusiasmar y de entusiasmarse a uno mismo. A veces te complicas demasiado y a veces te complicas demasiado poco. 

Éste Josep Puntí que fue cantante de Umpah-Pah, luego Adrià en solitario… ¿terminará mudando nuevamente de piel o se quedará otros nueve años a la sombra cual lagarto?
Lo único que no soporto es que me digan “cantante de Umpah-Pah” (silencio). Lo único que puedo decir es que seguiré dándole al mazo y trabajando para poder seguir vivo.

 
Carlos H. Vázquez
Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s