Adrià Puntí: El retorno del hijo pródigo

Cultura | 31/01/2015 – 10:09h

Rafa Quílez

L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), 31 ene (EFE).- Nunca un regreso fue más esperado. Nunca una vuelta fue más ansiada. Nunca el público meció y acunó tanto a un artista desde que pisó el escenario. Nunca el respetable mostró tanto cariño como anoche a Adrià Puntí.

El genio de Salt ha vuelto, y ello por sí solo ya es la mejor noticia del panorama musical de los últimos trece años. No estaba muerto, ni de parranda. Ni había bajado a comprar tabaco. Ni era el Ave Fénix, porque allí no había cenizas. Estaba en el oasis y, tras su particular travesía del desierto, ha vuelto como el hijo pródigo.

Y toda su familia -su público- le recibió anoche con los brazos abiertos. Bienvenido Adrià. Y no te marches nunca más. Te necesitamos. Artistas como tú dignifican una profesión que, en tu ausencia, ha pasado por horas bajas y momentos crudos, baqueteada por la crisis.

Ante unas 400 personas que no llenaron el coquetón y funcional Teatre Joventut de L’Hospitalet de Llobregat, apareció Puntí poco después de las 21 horas de detrás del escenario, caminando, acústica en los brazos y armónica en la boca, mientras entonaba “Esperit”, la pieza que abre su nuevo EP.

Aires de Neil Young y un poso rockero que corta el hipo mientras el de Salt cantaba “Nits fent volar coloms, vestint la vida sota un pont”. Con el mismo dominio de la métrica, con la misma búsqueda de la palabra, con idéntico saber hacer en cuanto a explicar la vida mediante metáforas que siempre. Era él, sin duda, y, según confesó tras la actuación a Efe, la de anoche fue el mejor concierto que recuerda en los dos últimos años.

A ello contribuyó su grupo, la Band Bang Bang, con un Dani Pujol ayer especialmente acertado a la hora de hacer caminar las canciones y, sobre todo, el virtuosismo de otro músico de Salt, Lu Costa, todo un lujo, un gregario de oro y un guitarrista que mejora todo lo que toca. Anoche, como de costumbre, estuvo imperial.

“Cotó fluix, cotó fluix, qui gemega?”, preguntó Puntí, al piano y solo, en la segunda pieza, el clásico “Senyor Doctor”, y sentado frente a este instrumento esbozó “La carnisseria”, en homenaje a Ovidi Montllor, a quien está dedicada esta edición del festival Barnasants, marco del recital, con improvisaciones en la segunda parte de la letra dedicadas a Mas, Rajoy y el Barça.

Con “La clau de girar el taller”, la pieza que da título a su próximo disco, Puntí ya emplazó al público a corear un estribillo que desconocía -“tornavís, qui l’ha vist”-, para atacar luego otra pieza inédita, “Telèfono roig”.

Entró la banda al escenario, Puntí recuperó “Solitud” y cortó el aire con otra pieza inédita, “La prova del 9”, un tema que quita el hipo, en la mejor tradición de los Crazy Horse, con un estribillo desbocado que todo el teatro aprendió -“sisos mal comptats…una altra nit en blanc”.

La cosa iba ganando volumen y empaque cuando se repescó, de los tiempos de Umpah-pah, un “Subsidi per vell” en clave rock, para proseguir con otro clásico, “Atzucac”, y emprender la revisión de “Cor molt agre”, otra tormenta que despeinó a la audiencia, que a esas horas daba palmas y cantaba a voz en grito “somiant cabòries, pals de cec, pampallugues innocents”, euforia que prosiguió con “Miau” y que se calmó al piano con el esbozo de “Coral.lí”.

“Tarda d’agost”, el tango “Cor emigrant” -con Puntí emulando a Tom Waits-, “El jardí dels prèstecs”, “De muda en muda”, “Escac i mat”, otro esbozo de una pieza inédita -“Esbrina el cor”, también conocida como “La francesa”- y un “Jeu” apocalíptico, con la banda desatada, dieron carpetazo al concierto tras 90 minutos.

En el bis, “Ull per ull”, “Sí”, “La catximba i els rostolls d’Angelina” -en acepción pop-rockera más que reggae- y una revisión de “Sota una col” que acabó poniendo en pie al poco público que a esas alturas no se había levantado de su asiento.

Aplausos merecidísimos y Adrià Puntí que miraba a la platea con el agradecimiento en la cara. El nen ha vuelto, y ya no nos conformamos con porciones, fragmentos o retales. Como dice el lema del Barnasants de este año, “queremos el pan entero”.
Leer más: http://www.lavanguardia.com/cultura/20150131/54426700134/adria-punti-el-retorno-del-hijo-prodigo.html#ixzz3S1n219EO

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s